Los beneficios de las asanas + sensibilización

En el yoga hay más que las propias asanas. Judith Lasater habla sobre los beneficios de las asanas y cómo pueden crear conciencia en el cuerpo.

Todo lo que recuerdo claramente de mi primera clase de yoga es el techo. Entre asanas, se nos indicó que nos acostáramos en las colchonetas y descansáramos. No recuerdo mucho de lo que hice, pero sí recuerdo que este pequeño sabor me hizo querer más. A la mañana siguiente, en casa, practiqué todas las hipóstasis que recordaba y desde ese día fui conquistado. Las asanas se han convertido en una parte central de mi vida.

Lo que me atrajo de la práctica de asana fue la sensación intuitiva de que estos movimientos no eran solo «estiramientos»; parecían tener una mayor conexión con mi alma. Ahora, después de años de estudio, creo que cada asana es un aspecto de mí y, como tal, proporciona una puerta interior fuerte a una conciencia más profunda. Esta conciencia más profunda surge porque cuando practico una postura, me concentro en los sentimientos y pensamientos que surgen en lugar de solo completar el movimiento. Puedo notar tensión en las piernas o resistencia emocional a ciertos movimientos. Este intenso período diario de concentración ayuda a crear el hábito de prestar atención, que me sigue durante el resto del día. A medida que presto atención a lo que está sucediendo, aprendo a verme a mí mismo con más claridad y a ver mis reacciones; A medida que me veo a mí mismo con más claridad, empiezo a comprender que mis reacciones son hábitos a los que puedo renunciar. Este proceso es la base de la práctica espiritual.

El uso de asanas para cultivar la conciencia es probablemente tan antiguo como la civilización india. Los arqueólogos han descubierto una escultura de 5.000 años en el valle del río Indo que muestra una figura con las piernas cruzadas sentada en una posición que los yoguis todavía usan para meditar. A pesar de esta evidencia prehistórica de las antiguas raíces del yoga, en realidad tenemos poca información concreta sobre el desarrollo de las asanas del yoga. La tradición dice que cada asana se creó cuando un rishi (literalmente, «vidente»; los rishis eran los sabios de la India védica) asumieron espontáneamente esa posición durante la meditación profunda. Sorprendentemente, el texto de yoga más venerado en la antigua India: el Yoga Sutra de Patanjali, del siglo II d.C. – Apenas habla del tema. Patanjali no da instrucciones específicas sobre la práctica de asana y la menciona solo en cuatro de sus 145 versos (capítulo dos, versículos 29 y 46-48). Aunque varios otros textos indios premodernos (incluidos Siva Samhita, Gheranda Samhita y Hatha Yoga Pradipika) proporcionan una descripción un poco más amplia de posiciones específicas, muchos maestros han seguido tradicionalmente el ejemplo de Patanjali y han aprendido que el principal valor de las asanas es el entrenamiento corporal. de la meditación creando una espalda fuerte y piernas flexibles.

En la cultura occidental de finales del siglo XX, la práctica de asana tomó formas que Patanjali ni siquiera reconoce. Las asanas de yoga son cada vez más conocidas y aceptadas, especialmente como tratamiento terapéutico para lesiones físicas y como un régimen de ejercicios cada vez más popular. Ahora puede encontrar asanas de yoga no solo en revistas de salud populares, sino también en las revistas de moda más elegantes, y los medios nos informan rápidamente qué estrellas de cine practican yoga.

Ver también Yoga 101: una guía para principiantes de práctica, meditación y sutras

Pero más allá de su moda actual y los innegables beneficios para la salud y el estado físico, siento que la práctica de asana tiene dones más profundos que ofrecer a los occidentales. Más interesante para mí que cualquier técnica de práctica específica son dos ideas básicas sobre asana. Primero, creo que la práctica de asana puede ser una práctica espiritual en sí misma. En segundo lugar, creo que esta práctica puede ayudarnos a llevar lo espiritual a nuestra vida diaria en el mundo moderno, lejos de los ashrams y retiros de la antigua India.

En Occidente podemos ser capturados al principio por el anzuelo de la curación, la flexibilidad y la fuerza, pero nos ceñimos a la práctica de las asanas de yoga, porque es una fuerte expresión no verbal de lo sagrado. La humanidad siempre ha buscado una conexión con lo trascendental. En realidad, podemos estar «programados» para buscar una fuente más allá de nosotros mismos, y esta hambre de conectarnos con lo sagrado invisible puede ser alimentada por la práctica de asana.

Para practicar verdaderamente asana, debes estar presente en este momento. Necesita notar sus sensaciones, reacciones, sensaciones de ligereza y dificultad al estirarse y doblarse. Y este deseo constante de estar aquí y ahora es la base de la meditación. Parte de lo que hace que ser tan especial en este momento es que rara vez lo hacemos. La mayoría de las veces nuestras mentes corren hacia el futuro o se quedan atrás en el pasado. Tendemos a vivir en nuestros pensamientos sobre realidad y no en la realidad misma. El problema con esta forma de vida es que extrañamos el presente, y el presente es todo lo que realmente tenemos. Nuestra insatisfacción frecuente con la vida proviene del hecho de que nunca la probamos completamente exactamente como sucede. La práctica de asana puede ayudarnos a reconectarnos con lo sagrado, pidiéndonos que prestemos atención al milagro que somos y la maravilla de la creación en la que vivimos.

En el capítulo dos, verso 46 del Yoga Sutra, Patanjali define claramente la estabilidad y la facilidad como las dos características clave de la práctica de asanas. Es irónico que la mayoría de la gente considere que las asanas son movimientos de yoga; de hecho, las asanas requieren que el practicante aprenda a permanecer inmóvil. Quedarse quieto es una práctica poderosa. Cuando aprendes a mantener una postura, la estabilidad del cuerpo se convierte en un trasfondo sobre el que puedes ver claramente el constante movimiento de la mente.

Ver también Meditación 101: aprende a meditar en Savasana

Al aprender a permanecer inmóvil, la práctica de asana puede ser una puerta de entrada a estados más profundos de meditación. Las asanas de yoga, especialmente Savasana (imagen del cadáver), pueden brindar al estudiante el regalo más importante del yoga: la desidentificación. En el Yoga Sutra, Patanjali enseña que la identificación errónea de tus pensamientos como Yo es la raíz de toda la miseria. Además, aprende que todas las prácticas de yoga buscan disolver esta falsa identificación.

En el silencio de Savasana, puedes comenzar a separar tu Ser de tus pensamientos. A medida que profundiza en la relajación, comienza a entrar en un estado en el que el pensamiento se experimenta como un fenómeno superficial. Puede comenzar a experimentar un pequeño espacio entre el pensamiento y lo que se percibe como Sí mismo. Un maestro mío dijo una vez: «El problema con nuestros pensamientos es que los creemos», y el problema de creer en nuestros pensamientos es que a menudo actuamos sobre ellos de maneras que nos causan sufrimiento a nosotros mismos y a los demás. Cuando experimentas un pequeño espacio entre tus pensamientos y la conciencia que es el trasfondo del pensamiento, los pensamientos comienzan a perder su poder sobre ti. Con la desidentificación viene la elección: puede elegir actuar desde la mente o liberarla sin acción. En definitiva, este tipo de elección es sinónimo de verdadera libertad.

Junto con la estabilidad, Patanjali enfatiza que para que una posición sea una asana, debemos permanecer en ella con sukha, una palabra que generalmente se traduce como facilidad o comodidad. Para la mayoría de nosotros, esto puede parecer una solicitud imposible. Cuando cambiamos a asanas, a menudo somos conscientes de las dificultades: rigidez, debilidad, resistencia mental o las tres. Es raro tener una sensación de tranquilidad. Entonces, ¿qué podría haber dicho Patanjali al insistir en que las asanas deberían marcarse con facilidad?

He llegado a creer que «facilidad» en este contexto no se refiere a la dificultad que encuentro al tomar la posición, sino más bien a mi interpretación de esta dificultad. En otras palabras, la posición puede seguir desafiándome. Quizás eso nunca cambie. Pero puedo llegar a ser «fácil» en mi interpretación de esta dificultad. Puedo optar por permanecer presente y permitir que la dificultad esté ahí sin luchar con ella, reaccionar ante ella o intentar cambiarla.

Mientras buscas La facilidad para practicar asanas no significa evitar posturas difíciles, la práctica más amplia del yoga no se trata de organizar tu vida para que esté libre de desafíos. Más bien, se trata de usar la disciplina que encuentras en la práctica de asanas para mantenerte tranquilo en medio de las dificultades. Cuando aprende a mantener esta facilidad, todo lo que dice y hace puede convertirse en una asana, una posición que permite que su cuerpo, mente y alma canten en armonía con el universo.

Ver también La lucha sutil de Savasana

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir arriba