¿ EL ASHTANGA Yoga es difícil ?- Guía para principiantes como realizar



ASHTANGA YOGA PARA PRINCIPIANTES

 

No hay manera fácil de decir esto, pero la realidad es que el Ashtanga Yoga para principiantes es realmente difícil. Cuanto más tiempo practiques, más olvidarás lo que es una maratón de la serie primaria. Para los principiantes totales del yoga esto puede parecer totalmente intimidante y derrotante. Aunque he dedicado muchos recursos para hacer que el método de Ashtanga Yoga sea accesible, incluso la versión más básica y modificada de esta práctica tradicional sigue siendo todo un reto. Se tarda un promedio de 90 minutos en completar la Serie Primaria Completa – más tiempo que la mayoría de las clases de yoga o de acondicionamiento físico. El método tradicional también le pide que practique seis días a la semana, lo cual es una tarea a menudo desalentadora. Hay entonces cambios en el estilo de vida y la dieta que se recomiendan para los Ashtangis más comprometidos, incluyendo seguir una dieta basada en plantas y practicar temprano en la mañana. El Ashtanga Yoga no es para todos. Y sin embargo, tal vez lo sea.

ASHTANGA Yoga para los que empiezan

No sólo he practicado y enseñado este método tradicional durante más de 20 años, sino que creo que puede hacerse accesible a todos. He creado esta Guía para Principiantes del Ashtanga Yoga exactamente para este propósito. Es mi esperanza que los estudiantes de yoga que estén interesados en probar el método Ashtanga Yoga lean esto primero y sigan estas pautas. Idealmente, cada estudiante sale de la práctica con un sentimiento de inspiración y fe. Considere esto como un mapa pasado por un trekker que ha estado en la montaña durante muchos años.

Los 10 consejos Ashtanga Yoga para principiantes

1. Esperar al fracaso



En el método del Ashtanga Yoga nada está hecho para ser fácil en tu primer intento. Esto es parte de la lección de la práctica. En lugar de hacer la práctica fácil, el método le pide que haga su mente fuerte. Si aceptas tu fracaso y aprendes a amarte a ti mismo de todos modos, estás practicando una valiosa habilidad para la vida. Usted debe sentirse algo abrumado en medio de su primera práctica de Ashtanga Yoga. Se pone mejor después de muchos años!

2. Empiece de a poco y construya de forma incremental

No muerda más de lo que pueda masticar. Mientras que puede ser tentador saltar a la Serie Primaria Completa, como novato del Ashtanga Yoga, le recomiendo que empiece sólo con los Saludos al Sol. Si estás viendo un video de la serie primaria completa para inspirarte a practicar, sólo tienes que seguir adelante durante la primera parte y luego ver todo lo que quieras. Luego, cuando esté listo para cerrar, pase a las posturas finales de cierre para completar su práctica. Una vez que te hayas establecido en los fundamentos de los Salutaciones al Sol, puedes seguir adelante para incluir las Posturas de Pie y luego las Posturas Sentado, hasta que hayas construido toda la Serie Primaria.

3. Concéntrese en la respiración, no en la postura

La verdadera magia de la práctica ocurre a través del canal de la respiración. La respiración profunda con sonido es el vínculo que une la mente consciente y la subconsciente. Cuando usted profundiza en el método del yoga de Ashtanga, las actitudes son simplemente una oportunidad para que usted respire. Una vez que usted re-calibra su atención hacia la respiración, ya no importa lo que plantea que está haciendo o no está haciendo.


4. Vea los Tutoriales

Si alguna vez se siente abrumado por una pose, no está solo. Vea los tutoriales de un maestro calificado que usted respeta para guiarlo hacia principios anatómicos y de alineación saludables. Aprender a pensar a través de la técnica de la asana te ayuda a entender cómo trabajar. Puede cambiar un sentimiento de impotencia por un sentimiento de esperanza.

5. Sienta su cuerpo

El verdadero propósito del yoga es sentir su cuerpo. Las poses nunca deben ser metas en sí mismas. De hecho, nunca dominas una pose. En cambio, cuando practicas, la verdadera intención es traer conciencia a cada célula de tu cuerpo entero. Una vez que el cuerpo esté literalmente lleno de la luz infinita de su propia conciencia, despertarán a la verdad de quienes son. Esta conciencia trascendental del cuerpo puede ocurrir en cualquier pose, así que no hay necesidad de intentar hacer todas las poses avanzadas.

6. No juegues el Juego de la Comparación

Más poses no te hacen un mejor yogui. Tener más poses no es como acumular fichas en el hombro. El trabajo interior es de lo que se trata. Mientras que casi todos los yoguis luchan con las posturas, la lucha es para ser un maestro. Dondequiera que te encuentres con tu reto es donde comienza tu yoga. Si alguien necesita una postura más “avanzada” para encontrar su ventaja, entonces esa es su ventaja. Si encuentras tu ventaja en la primera respiración de la práctica, considérate afortunado. No es necesario ir en busca de poses más extremas para generar uno de los beneficios más profundos del yoga-compasión, lo que significa sufrir con él. No es el éxito en el yoga lo que nos conecta, sino nuestra lucha. Cuanto más te encuentres atrapado en una postura difícil, más se te abrirá el corazón.


7. Estudio

Complemente su práctica diaria de asanas con algo de lectura. Recoge los textos clave del método Ashtanga Yoga y aprende más sobre cómo funciona la práctica. Una vez que entienda los elementos más profundos y las intenciones de la práctica, será más fácil entender cómo funciona.

8. Ríndete al proceso

Mientras que puedes sentir que quieres tener más poses que sólo los saludos al sol y hacer algo interesante y más divertido, si aprendes a aceptar dónde estás y te rindes al viaje, obtendrás un beneficio que es mejor que cualquier otro tipo de paz. La paz interior ocurre como un cambio en tu corazón que ocurre cuando te das cuenta de que no tienes nada que probar y estás feliz de trabajar y de estar exactamente donde estás.


9. No empuje ni fuerce, sólo sea

Mientras que puede ser tentador agarrar sus extremidades y forzarlas en las formas de la asana, su cuerpo sufrirá. Cultive una actitud pacífica hacia su cuerpo y nunca se fuerce o empuje. Practica estar con tu cuerpo en un espacio de bondad amorosa. Cuando sienta la necesidad de forzar o empujar, suéltela.

10. Nunca se rinda

Si se siente abrumado por la duda, vea un video inspirador para motivarse. Súbete a tu colchoneta incluso durante cinco minutos al día, seis días a la semana. Felicítese por cada pequeño paso que dé. Decida que no se rendirá, especialmente cuando se sienta intimidante y abrumador.

 

 

Cerrar menú