Cómo meditar para una mejor concentración

la mayoría de las veces tenemos que dedicar nuestra atención a muchas tareas diferentes simultáneamente. La meditación es un antídoto contra esta dispersión: cuando practicamos, entrenamos la mente para que sea plenamente consciente de una cosa a la vez. El resultado es que nuestra capacidad de concentración aumenta. Gracias a nuestra práctica de meditación, somos más capaces de enfocarnos en el momento y permanecer enfocados en el tiempo.

mejor-concentración-meditacion

Las investigaciones confirman que las funciones cerebrales de los meditadores frecuentes cambian para mejor. Es menos probable que los meditadores se encuentren a merced de las distracciones y de una mente rebelde que las personas que no meditan. Hay muchas técnicas de meditación diferentes para la concentración; si estás buscando afinar tu enfoque, puedes elegir una que te atraiga.




3 métodos de meditación que aumentan la concentración

Mindfulness

Entre las muchas técnicas de meditación que son fácilmente accesibles, una de las formas más efectivas y conocidas de mejorar la concentración es la práctica de la atención plena. ¿Se le ocurre alguna tarea que se pueda realizar perfectamente sin que usted le preste toda su atención? Muchas actividades, como conducir, practicar deportes o música, leer y prestar atención en el trabajo o en la escuela, requieren altos niveles de concentración. Además, es más probable que usted se sienta satisfecho si se concentra en una tarea y la lleva a cabo que si intenta hacer malabarismos con varias de ellas a la vez. A medida que entrenas la mente para que permanezca presente y totalmente concentrada en un objeto – sensaciones físicas o el proceso de respiración, por ejemplo – también aprendes a dejar ir todos los demás pensamientos y distracciones.

Hay mucha libertad al descubrir que no tienes que prestar atención a cada pequeña cosa que te viene a la mente. Cuando puedes estar atento a tu voluntad, tu capacidad de concentración aumenta naturalmente.

Meditación Zen

Un neurocientífico italiano llamado Giuseppe Pagnoni realizó un estudio en el que comparó las funciones cerebrales de una docena de practicantes de meditación Zen a largo plazo y una docena de personas de perfiles similares que no estaban familiarizadas con la meditación. Según un artículo en Psychology Today, Pagnoni encontró que las mentes de los meditadores eran más estables que las del otro grupo y que su capacidad de concentración era superior. Esto no es sorprendente dados los rigurosos métodos que son centrales para la práctica de la meditación Zen.



Contar los ciclos respiratorios

Un estudio reciente sugirió que la respiración profunda tiene un impacto positivo en nuestros cuerpos ya que nos ayuda a lidiar más hábilmente con el estrés. Muchas empresas de vanguardia disponen de salas de meditación y animan a sus empleados a tomar un descanso, relajarse y concentrarse en su respiración.

Un método de meditación que es especialmente útil para aquellos que tienen dificultades para concentrarse es contar los ciclos respiratorios. Esta forma de meditación lleva la atención un paso más allá al darle al meditador una tarea dinámica: contar, inhalar, exhalar, uno. Inhala, exhala, dos. Inhala, exhala, tres, y así sucesivamente. Permanecer plenamente consciente durante este proceso es un entrenamiento poderoso en la concentración – muchas personas notan que sus mentes han vagado antes de que puedan contar hasta tres. Con tiempo y paciencia, sin embargo, su capacidad de concentración mejora y pueden seguir contando…. ¡El cielo es el límite!

¿Qué hay de la meditación y la atención?

Los estudios de atención sostenida indican que las personas que practican la meditación guiada para centrarse en una tarea en particular pueden completarla con más éxito que los no meditadores. Se desempeñan mejor cuando la tarea asignada es completamente inesperada, una indicación de que la preparación y la vigilancia mejoran con una meditación consistente.

  • Atención selectiva. Los meditadores también tienen una ventaja a la hora de elegir los estímulos más relevantes en los que concentrarse. Aquellos que practican consistentemente son capaces de limitar la cantidad de atención que prestan a las entradas sensoriales irrelevantes y, por lo tanto, se desempeñan mejor en tareas que requieren atención selectiva.
  • Atención de control ejecutivo. Este tipo de atención inhibe la tendencia del cerebro a procesar conscientemente información que distrae, incluyendo pensamientos relacionados con eventos pasados o futuros. Se ha descubierto que los meditadores de atención plena con frecuencia se desempeñan particularmente bien en la atención de control ejecutivo en comparación con los no meditadores.




Aprende a meditar

Meditación guiada para la concentración
Si encuentras que la meditación es un reto, la meditación guiada para la concentración puede ser una buena opción para ti. Aquí la voz de un instructor te guía a través de tu sesión de meditación. La sesión puede tener lugar en su casa o en un grupo. Practicar la meditación guiada a menudo parece más fácil que hacerlo solo, pero es importante permanecer vigilante porque la comodidad de ser guiado y seguir las instrucciones es tan tranquilizante que la mente querrá deambular – o te quedarás dormido. Su trabajo, como meditador, es notar cuando eso sucede y regresar a la práctica.

La meditación de concentración se puede practicar casi en cualquier momento. Puedes entrenarte para vivir el momento y tomar conciencia de los pensamientos a medida que van y vienen. Considere la posibilidad de llevar a cabo sus actividades cotidianas con cuidado. Cuando coma, por ejemplo, trate de sentir la textura y el sabor de su comida mientras mastica y observe las diferentes sensaciones presentes en su cuerpo. Hay muchas cosas que están sucediendo allí – toda la boca está involucrada, las glándulas salivales están activadas, muchos músculos están involucrados en la masticación y la deglución, y así sucesivamente. ¡No hagas nada más! No escuchar la radio, hacer una lista de compras, revisar sus correos electrónicos o leer las noticias. Sólo come, y que sepas que estás comiendo. Use el acto de comer o participar en otras actividades para desarrollar su concentración permaneciendo enfocado en la tarea en cuestión.



Cerrar menú